sábado, 17 de marzo de 2012

Ivan Vaughan o el efecto mariposa

El "efecto mariposa" es un concepto ligado a la denominada "teoría del caos".  La idea es que, dadas una condiciones iniciales en un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. Es decir, la introducción de una pequeña variable, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande en un intervalo de tiempo indeterminado. 
Exactamente es este el proceso que tuvo lugar a partir del 6 de julio de 1957. Es una fecha que tengo marcada en el calendario para, cada aniversario, tomarme una cerveza en honor de Ivan Vaughan. Estudió en el Instituto de Liverpool y era compañero de clase de Paul McCartney. Esporádicamente tocaba el bajo en el incipiente grupo de John Lennon, los Quarrymen; nombre que obedece al hecho de que John estudiaba en el Quarry Bank High School. El 6 de julio de 1956, Ivan se llevó a un Paul McCartney de 15 años a la fiesta parroquial de Woolton con la intención de presentarle a John Lennon. Sucedió que John Lennon se quedó decisivamente impresionado con Paul McCartney. El resto de la historia ya la conocen y huelga decir que hubiera sido completamente diferente si en el caótico devenir de la vida, Ivan Vaughan no hubiera pensado aquel 6 de julio que podría ser una buena idea que Paul y John se conocieran.



7 comentarios:

  1. Interesantísimo César!! , esos benditos "actores secundarios" que gran parte de la gente desconoce. Y lo referente al efecto mariposa o como a veces el destino casi parece realizar un chasquido de dedos para que los hechos sucedan es fascinante. No creo en las casualidades, eso seguro...

    Algun día deberíamos hablar de un caso terriblemente doloroso: Pete Best. El batería que se quedó a medio camino, a cinco minútos de entrar en la historia y no salir de ella jamás. Tiene que ser algo parecido a tener en la mano un billete premiado con una burrada de millones de euros y perderlo por la calle. Terrible.

    El hombre quedó tocado y casi hundido psicológicamente durante muchos años al ver el éxito posterior de The Beatles. Pese a que Ringo me parece que era, en muchos aspectos, una pieza del puzle mucho más válida que Best, reconozco que tiene que ser muy muy triste quedarte a un paso de la inmortalidad. Para su desgracia se tropezó y cayó al suelo...

    ResponderEliminar
  2. Hablabas días atrás de sinergia entre John y Paul, ese efecto de potenciar la capacidad creativa de cada uno hasta alcanzar niveles estratosféricos. Salvando las distancias entre el nivel musical y el literario, estoy disfrutando muchísimo de esa sinergia que se ha producido entre César Harrison y Eneko McCartney, viendo cómo los comentarios de uno y otro y su profundo conocimiento del tema que nos ocupa, está consiguiendo elevar el nivel del blog hasta el punto de que su lectura se ha convertido en uno de los momentos más entretenidos, a la par que instructivos, de mis tardes de portátil. Gracias por estos buenos ratos y espero poder seguir disfrutando de mis-nuestros adorados Beatles forever.

    ResponderEliminar
  3. No sé si tú, César, o tu amigo Eneko habéis estado en Liverpool. Imagino que sí. Pero, en caso contrario, yo os puedo asegurar que se pone la carne de gallina cuando se entra en el hoy cementerio de St Peter´s church y en la esquina en que está hecha la foto de esta entrada, se respira algo especial. Se tiene la sensación de estar en un lugar histórico. Justo enfrente, se encuentra el local donde tocaban los Quarrymen en sesión vespertina. Allí, también se siente uno en un lugar mágico.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, no te lo vas a creer pero, yo al menos, no he estado en Liverpool. Pero tengo ganas de probar esa ruta que apuntas.

    ResponderEliminar
  5. Pues, entonces, me permitirás el atrevimiento: Como los mahometanos están obligados a visitar, al menos una vez en la vida, La Meca; los beatlémanos estamos obligados a ir, al menos una vez, a Liverpool. Yo ya he ido por primera vez; seguro que no será la única.
    Es muy aconsejable ir la última semana de agosto, cuando se celebra la Beatle Week. Es la mejor oportunidad para ver la Caverna con conciertos continuos desde las 12 de la mañana hasta las 4 de la madrugada. Si quieres hacer un tour por los sitios beatles puedes contratar el taxi que te lleva a todos los sitios que hay que visitar. Si quieres entrar en las casas de Paul y John deberás contratar la visita con el National Trust, única forma de hacerlo.
    Te dejo tres enlaces de mi blog que repasan los siete días que pasé en agosto del año pasado.
    http://ppk-palabrasobrepalabra.blogspot.com.es/2011/11/when-it-all-began.html
    http://ppk-palabrasobrepalabra.blogspot.com.es/2011/09/where-it-all-began-ii.html
    http://ppk-palabrasobrepalabra.blogspot.com.es/2011/10/where-it-all-began-y-iii.html

    ResponderEliminar
  6. No te quepa duda de que tomo nota.
    Gracias por la info!!.

    ResponderEliminar
  7. ...There beneath the blue suburban skies...

    ResponderEliminar