lunes, 23 de abril de 2012

Autoplagio, influencias y criptomnesia


Cuando llevas escritas cientos de canciones tiene que ser muy complicado no verse influenciado por tu propia producción anterior. Supongo, no lo sé, que habrá ocasiones en las que Paul McCartney esté trabajando en una nueva melodía y de forma intrusiva solo le venga a la mente Let it Be o Blackbird, por poner dos casos. Llegados a ese punto, quizás el trabajo creativo consista sobre todo en una lucha por salir de un círculo de acordes que hace que todas las soluciones se parezcan a una u otra canción. Una lucha en la que, en ocasiones, se fracasa: Por ejemplo, el excelente tema Nineteen Hundred and Eighty Five que cierra Band on the Run, Paul lo vuelve a “recrear” en otras ocasiones a lo largo de su carrera, o al menos esa es la sensación que tengo al escuchar Promise to your girl del magistral Chaos and Creation in the Backyard. Esto también puede ocurrirle incluso a un beatle con respecto a la canción de otro, como a George Harrison, que cuando compone Isn’t it a pity le sale el mismo final que Hey Jude. Se trata siempre de las comprensibles influencias de haber compuesto cientos de canciones a lo largo de tu vida, en el primer caso y de haber “crecido juntos”, en el segundo.

Nada comparable a la desagradable acusación que tuvo que padecer Harrison con My sweet lord aunque, finalmente fue reconocido como un episodio de criptomnesia (no confundir con olvidarse la Criptonita en casa). Se trata de una alteración de la memoria consistente en evocar un recuerdo y no reconocerlo como tal, de manera que la idea parece nueva y personal. Es el proceso mental que se da en este caso conocido como "plagio involuntario". El sujeto cree haber elaborado algo por primera vez, pero en realidad nos hallamos ante una idea que, en algún momento, fue almacenada en su memoria. Se llegó a esta conclusión después de que la Bright Tunes demandara a George Harrison ya que el tema en cuestión era extraordinariamente parecido a He´s so fine de The Chiffons.

Sin desperdicio la letra de This song que publica Harrison en el álbum 33 1/3 ironizando sobre este episodio que le llevó a los juzgados.



6 comentarios:

  1. ¿Conoces la toma 37 de "Something"? ¿Cuando termina la canción propiamente dicha no se quedan haciendo una jam que un año después se convertirá en "Remember" de John Lennon?

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no conocía esta toma. Muy interesante. Y también interesante comprobar las vueltas que se le podía dar a un tema hasta su versión definitiva.
    Para las personas interesadas la pueden encontrar en:

    http://www.youtube.com/watch?v=Rhs5zpX5Fd8

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo. Lo irónico del caso es que cuando, ummm, digamos que al menos un 80 % de los grupos existentes y que han llegado a tener éxito, han saqueado cual tumba Egipcia del tesoro Beatle sin escrúpulo alguno (lo mismo sucede con los Stones, Hendrix, Zeppelin...) es lógico y hasta obligado que a lo largo de sus desiguales carreras en solitario, los propios Beatles se hayan retroalimentado de si mismos. Y es que la sombra de sus discos anteriores es tan alargada como un eclipse lunar...

    Otro caso que me viene ahora mismo a la cabeza es el Look at Me de Lennon en solitario, cuya preciosa guitarra acústica empieza siendo muy similar a lo que él mismo tocó en Julia para llegar a mitad de canción a ser ¡¡iguales!!. Sin embargo, el Beatle en solitario que más enganchado se quedó a una misma manera de componer, para mi (y siento si duele) fue George Harrison, cuyos últimos discos tienen excesivos momentos de deja vú. A veces hasta lo insultante...

    Aunque hay que decir que mi adorado Paul, a excepción de esa maravilla que fue Chaos and Creation in the Backyard (for me, el mejor disco desde Band on the Run) lleva años peleando por lograr ese primer puesto. Es lo que hay, y parece inevitable. Como ya dije en algún otro post de este blog, lamentablemente la creatividad, nace, crece y en gran medida desaparece. Seas el mayor genio del planeta o no...

    ResponderEliminar
  4. Otro caso es el del pequeño solo de guitarra en "Got to get you into my life" que es prácticamente un plagio de la guitarra en "Paperback Writer". En fin, otros grupos tocan la misma canción, con mínimas variaciones toda su vida y nadie se queja.

    ResponderEliminar
  5. Y una más: aunque solo sea el comienzo, el ritmo y el tono hawaiano, ¿qué os parece la similitud entre "You are here" de "Mind games" y "Beatiful boy" de "Double fantasy"?

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente. Ritmo hawaiano que, a su vez, esta influenciado por Harrison. Su guitarra slide, el ukelele y muchas canciones de George encontraron la inspiración en esta isla.

    ResponderEliminar