sábado, 7 de abril de 2012

The night before all those years ago


En un post anterior celebrábamos el 49 aniversario de la publicación del álbum Please, Please Me. Si queremos más excusas para las efemérides deberíamos decir que, en puridad, hubo una grabación anterior. Se trata de una historia ya suficientemente conocida pero que recordaremos hoy: La grabación que rechazó el sello Decca Studios con el argumento de que “los grupos con guitarra estaban pasando de moda”.
No fue la única compañía que pasó completamente por alto el potencial de esta nueva banda. Brian Epstein llamó a las puertas de Columbia, Pye, Philips y Oriole con idéntico resultado, aunque en estos casos no les pareció interesante ni tan siquiera hacer una prueba a los Beatles.
La audición en Decca fue al día siguiente de un viaje de 10 horas a Londres porque Neill Aspinal, que conducía la furgoneta que llevaba a los Beatles, se perdió (all those years ago without GPS). En concreto el 1 de enero de 1962, sin celebración alguna del año nuevo, John, Paul George y Pete Best, grabaron quince canciones en una hora bajo la atenta mirada de Tony Meehan (primer batería de los Shadows, grupo que paradójicamente acabaría siendo borrado del panorama musical por los Beatles) entre las que se incluían tres de las primeras composiciones Lennon-McCartney: Like Dreamers Do, Hello Little Girl y Love of the Loved.y una curiosa versión de “Bésame mucho” cantada por Paul.
Los que ese mismo día SÍ pasaron la prueba fueron The Tremeloes…¿quién no tiene un álbum de los Tremeloes en su casa?...en fin, no hagamos más sangre de la que pasa por ser la decisión menos afortunada en la historia de la industria musical, junto con la desaparición de los discos de vinilo, seguida muy de cerca de la que aún hoy en día continuará lamentándose Allan Williams. Allan fue durante tres años el manager de los Beatles, antes de cederle la representación de la banda a Brian Epstein por 9 libras. Esas 9 libras fueron en concepto de una comisión del 15% de los conciertos que había organizado en Hamburgo para los Beatles y que no percibió. No consta en qué se las gastó pero sí que cuando, un año después, vio a los Beatles tocar para la Reina de Inglaterra, lanzó el cojín del sofá contra el televisor. Y podemos intuir el porqué.

Los tiempos de The Silver Beatles con Best a la batería


3 comentarios:

  1. 9 libras... le costó menos todo el grupo que su guitarra Gallotone Champion a Lennon.

    ResponderEliminar
  2. Todavía hay,como sabes, una grabación anterior en Liverpool. Era 1958 y es el disco "In spite of all the danger" y "That´ll be the day". No hay fecha concreta del hecho, pero John Lowe, pianista por entonces del grupo, pilló un pellizco cuando en 1981 intentó vender la única copia existente. McCartney pagó por él para evitar una subasta. Hizo 50 copias, que repartió a sus amigos. Todavía estoy esperando mi copia...

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente. Pero ya estaríamos hablando de la prehistoria beatle. Es decir, los Quarrymen, con Colin Hanton a la batería. Para mi lo más especial de In spite of all the danger es que se trata de la única canción acreditada a McCartney/Harrison. Qué comienzos fascinantes..

    ResponderEliminar